Para quien quiera pasarse al lado verde del Acuarismo

Por: Daniel Castro


En la Web encontramos mucha información para aquel que quiera dar sus primeros pasos en el mundo de los acuarios plantados. Páginas institucionales de empresas del rubro, blogs, foros ponen a nuestra disposición una cantidad de datos valiosos, variados pero muchas veces contrarios entre sí. Y nosotros al leerlos, neófitos inexpertos al fin y al cabo, optamos por lo más lógico: ¿quién muestra la foto del acuario de mis sueños? Ese debe tener razón. La idea al escribir esto es evitar en la medida de mi posibilidad que el armar un plantado se vuelva en una experiencia frustrante sin sumarme al pandemonio de opiniones contradictorias.

Lo primero que debemos decidir es qué acuario plantado pretendemos tener, si uno acelerado con plantas rebosantes y altas tasas de crecimiento o uno ralentizado donde la poda sea espaciada. Pese a lo que se crearía sin saber mucho, el primero es el más fácil de lograr y mantener, con la salvedad que va a requerir mucho trabajo de nuestra parte. Elegir ese camino, tomarnos el tiempo de tener todo lo que necesitamos y planificar cada paso es la mejor inversión para ahorrarnos dolores de cabeza. Lo segundo a tener en cuenta es la medida de la urna. Acuarios demasiados chicos no nos van a permitir ni plantar cómodos ni poner todas las especies que un principiante, y no tanto, desea. Los acuarios demasiados grandes son mucho más difíciles de manejar: una vez pasado el metro de largo la distribución del CO2 suele ser un desafío y a profundidades mayores a los 40-50 cm las opciones de iluminación se ven reducidas.

Las plantas para su desarrollo necesitan Luz, CO2, macronutrientes y micronutrientes y algo que en general olvidamos por obvio: Oxígeno.
Al momento de elegir la luminaria si nuestro acuario sobrepasa los 30 l y es menor a los 300 l, cualquier fluorescente o HQI a razón de 1 W/l nos será útil y si la iluminación elegida es led con una cifra cercana a los 60 lmm/l bastará.
Ahora nos detendremos en la elección del sustrato. Los hay de todo tipo y color, lo fundamental es que permitan un buen enraizamiento y con que no sea demasiado compacto nos bastará. En los procesos biológicos (los procesos como norma general) aquellos que ahorran energía son los triunfantes, y tomar nutrientes desde las raíces y trasladarlos hasta las hojas donde son necesarios para la producción resulta mucho menos efectivo que tomarlos del agua. Claro está que tener un sustrato nutritivo o que permita un intercambio iónico apropiado nos permitirá un abonado menos riguroso ya que las plantas contaran con una reserva de nutrientes que con los inertes no poseen.

Sobre el filtrado se ha hablado mucho, y si bien concuerdo con que un acuario plantado se puede llevar a buen término con poco o ningún filtrado, lo ideal para un principiante es contar con un filtro que mueva mucha agua y que permita una cantidad importante de material filtrante para asiento de la colonia bacteriana. Es sumamente importante que tengamos un buen movimiento de superficie y que el CO2 llegue a todos los rincones del acuario. Y ese es el siguiente punto: el CO2. Muchos aficionados invierten cantidades importantes de dinero en sistemas de iluminación fantásticos, dejando para el futuro la inversión en CO2, arman y ahí se encuentran con los primeros inconvenientes. La adición y distribución de CO2 es crucial para el éxito de un plantado y no debemos dejarlo en segundo plano. Es preferible postergar la puesta en marcha a comenzar con mal pie. Con esto no quiero decir que no se pueda aportar con sistemas caseros, muy por el contrario, sistemas con levadura o ácido-base han dado excelentes resultados a los aficionados incluso en acuarios de más de 200 l, pero a la larga una garrafa y una buena válvula terminan siendo la solución más sencilla. No hace falta que sea una específica para la afición, podemos usar tranquilamente las que se usan en cervecerías con tal de agregarles una válvula aguja, lo importante es que regulen presión y caudal. La elección entre que dispositivo usar, para editar el gas, si polen, atomizador, contracorriente o directamente al rotor de alguna bombita, va a guardar relación directa con el tamaño del tanque. Para acuarios menores a 100 l los polen pueden ser efectivos para acuarios más grande me decantaría por un contracorriente o un atomizador. Para mi este último es el sistema más eficiente hasta el momento pero reconozco la bruma que crea es bastante desagradable a la vista.

Por último entre el equipamiento nos resta hablar del Drop checker. En mi opinión este simple artefacto es fundamental. Puede no ser exacto, puede ser meramente orientativo pero es literalmente un salvavidas. Iniciar un plantado con mucha masa vegetal es un reaseguro, aunque no sean las que queremos tener, siempre es preferible contar con ellas y más si son de crecimiento rápido. Un plantado tiene un inicio muy distinto al resto de los acuarios y no aplica en él lo que usualmente llamamos ciclado, pero si pasa por un periodo de maduración donde los parámetros no son estables y las algas pueden aflorar hasta que las plantas, alelopatía mediante, le ganan la guerra si es que las mantenemos lo suficientemente nutridas.  Una vez que contemos con todo, lo que resta es armar y tener paciencia y a disfrutar.

Un último tip: Un fraile franciscano hace unos cuantos siglos formulo lo que desde ahí se conoce como la navaja de Ockham que dice algo así como que ante dos explicaciones posibles de un mismo fenómeno la más simple necesariamente será preferible. En el acuarismo su aplicación básica sería que no hay que complicarse si el tubo de la ferretería resulta ¿para que gastar fortunas en uno supuestamente específico? ¿Si tal o cual planta no se adaptan al último cambio en la rutina de fertilizado pero el resto reboza en salud, para que empecinarse? A desplantarla y probar con otra que ya llegara la revancha.


INICIO | ATLAS | ARTICULOS | HUM | CONTACTO ©2015 Cinco Vidrios | Todos los derechos reservados | Foto de portada: Marcosk